La implementación de ERP en una organización no solo requiere un trabajo técnico, sino también es necesaria una muy buena planificación y la comunicación adecuada para evitar algún tipo de inconveniente.

Los desafíos a los que se enfrenta una empresa u organización a la hora de la implementación de soluciones ERP son bastante normales. Debemos tomar muy en cuenta que la implementación de ERP tiene la reputación de ser todo un reto, pero un reto que se puede superar.

Estos desafíos pueden hacer que el proyecto de implementación tome más tiempo de lo esperado, pero si se prepara con anticipación, podrá lograr una adaptación exitosa fácilmente.

A continuación, presentamos algunos de los desafíos más comunes al implementar un ERP en una organización:

Contar con las competencias necesarias

Al implementar un nuevo ERP debe hacer especial énfasis en la etapa de capacitación de los usuarios a todo nivel, esto con el objetivo de desarrollar las competencias necesarias en su equipo y asegurar la adopción exitosa. La implantación de un nuevo sistema se torna una revolución de las tareas diarias para el talento humano de su organización.

Contar con el conjunto de conocimientos y capacidades es esencial durante y después del proceso de la implementación. Hay que recalcar que el personal debe sentirse familiarizado con el uso de la herramienta o, de lo contrario, será contraproducente y comenzaran los inconvenientes.

Encontrar el equilibrio entre procesos predefinidos y flexibilidad

Este es uno de los desafíos más comunes de una implementación de ERP. Las empresas buscan la flexibilidad del software que han contratado y al darse cuenta que no es lo suficientemente flexible como creyeron, se deriva en una reestructuración de procesos más profunda de lo que inicialmente se había estimado, esto puede terminar impactando los tiempos de ejecución del proyecto.

Hay que tomar en cuenta que el ERP definitivamente va a modificar la forma en la que los procesos empresariales se realizan, por lo que es necesario estar siempre con buena disposición al cambio.

La integración del Software sin afectar la operación diaria

Es muy importante mencionar que la integración debe hacerse por etapas para evitar confusión y problemas. También es necesario saber qué procesos o sistemas deben ser integrados y cuáles no.

Busque evitar a toda costa que se obstaculice el flujo de trabajo de la organización y asegúrese que todas las capacidades de software de ERP sean las adecuadas para el funcionamiento de su negocio.

Establecer metas

Establecer metas en la implementación de un ERP es otro de los desafíos que a los que se enfrenta cualquier organización. Así de simple: sin metas la implementación no va a tener sentido y la herramienta no funcionará de la manera más adecuada.

Es necesario que las metas se puedan establecer o definir al inicio del proyecto. También se necesita poner un proceso en el lugar para agregar o cambiar estas metas preestablecidas. Defina las metas y objetivos que tendrá cada uno de los miembros del equipo para evitar confusiones y que el proceso sea más efectivo.

Hay que resaltar que muchos proyectos de implementación de ERP han fracasado porque no se establecieron los objetivos.

La personalización de la plataforma

Este es otro de los desafíos a los que frecuentemente la mayoría de empresas se enfrentan ante este cambio. Normalmente, los sistemas de ERP requieren una amplia personalización y si no se planifica con anticipación, esto puede demorar el proyecto y cambio.

Entender el marco de ERP y cómo se aplica al negocio, ayudará a descubrir la mejor manera de personalizar la solución de ERP.