Para una empresa, un ERP es una de las herramientas más útiles, pero si se trata de su implementación, es una las tareas más complejas que un departamento de IT puede asumir. Cuando no se planifica, suelen ocurrir varios retrasos, gastos adicionales y problemas técnicos inesperados.

Para evitar este tipo de inconvenientes a continuación, hablaremos un poco de los 6 errores más comunes en la selección de un ERP:

 

  1. Elegir un partner sin investigar su trayectoria

Son muchas las historias de empresas que eligen al partner implementador de la solución sin asegurarse de investigar su trayectoria y solidez en el mercado. Recuerde que el partner debe ser su aliado estratégico en la transformación tecnológica a través de la innovación, es decir distintas versiones y actualizaciones posteriores al proyecto inminente, proyectos derivados y futuros de distintas tecnologías o alcances por lo que es vital sentirse cómodo con el nivel de conocimientos, experiencia y atención. Evalúe los estándares de calidad, certificaciones otorgadas por marcas de clase mundial y políticas de servicio enfocadas a brindarle tranquilidad, no olvide darle importancia a los valores y la ética profesional que profesan, estos factores garantizarán que la relación de negocios perdure.

 

  1. Quedarse solo con la información que aparece en el sitio web

Otro de los errores comunes, y que va de la mano con el anterior, es no preguntar, llamar o solicitar asesoría para conocer a detalle las características del software y el proveedor. Pedir más información, solicitar hojas técnicas, demostraciones y visitas es algo que no debe subestimar.

 

  1. Documento RFP incompleto

Un documento de solicitud de propuesta, también conocido como RFP por sus siglas en inglés, es un documento que contiene las bases y premisas para que los proveedores pre-seleccionados realicen sus propuestas técnicas, funcionales, de proyecto y económicas. Cuando un documento RFP está incompleto o no se realiza, se pierde la oportunidad de conocer lo que ofrece cada plataforma y proveedor, algo vital para seleccionar con sólidos argumentos y mínimo riesgo a equivocarse.

 

  1. No definir un roadmap según prioridades

El roadmap del proyecto debe ser propuesto acorde a los puntos de dolor identificados, dando prioridad a los que restringen la operación inmediata sin olvidar la visión a largo plazo. Esta planificación ayuda a la adecuada administración del recurso financiero y humano destinado en cada una de las fases, lo que asegura un proyecto exitoso realizable en tiempo y dentro del presupuesto estimado.

 

  1. Perder de vista los objetivos por enfocarse únicamente en el costo

Comúnmente las empresas cometen el error de convertir el factor costo en el factor determinante de su selección de ERP. Enfocarse únicamente en el costo de un paquete de software ERP sin tomar en cuenta todos los aspectos que se verán optimizados, coloca en último lugar las expectativas a largo plazo, esto puede ocasionar altos niveles de insatisfacción e incluso el fracaso en la adopción de la nueva tecnología de parte de sus colaboradores. Debe recordar que todos los procesos duplicados, falta de control, y vacíos de información pueden ser cubiertos y optimizados acelerando así el retorno de la inversión del ERP.

 

  1. Tomar una decisión apresurada

La selección de un proveedor de ERP nunca debe ser un proceso apresurado. Es necesario tomarse el tiempo necesario para revisar cada uno de los documentos de RFP e interactuar personalmente con el equipo de soporte y software hasta resolver cada una de las dudas.

Este proceso de selección puede llegar a ser largo, pero al final será muy productivo y satisfactorio.