La tecnología y su ritmo acelerado ha traído consigo oportunidades innumerables tanto para las personas como para las diferentes industrias, sin embargo, siempre se ha pensado que el acceso ha dichas oportunidades son de uso exclusivo de las grandes corporaciones, que cuentan tanto con herramientas especializadas como profesionales altamente competentes en el manejo de los datos.

Sí este fuera el panorama, las expectativas para las Pymes serían bastante desesperanzadoras, no obstante, la era digital no solo ha traído grandes beneficios en temas de instantaneidad, sino que nos ha permitido avanzar también en temas como en el acceso al conocimiento, lo que llamamos hoy en día la democratización de la información. Es así como cualquier tipo de empresas puede acceder a 4 beneficios básicos que conlleva esta era de la información, como lo son volumen, variedad, veracidad y velocidad, sin embargo, el verdadero valor radica en el uso que dicha empresa puede hacer de la data que logre extraer.

En la actualidad muchas Pymes sin saberlo han empezado a beneficiarse del Big Data, a través de plataformas como Google Analytics, donde las áreas de mercadeo en especial pueden conocer el número de visitas a su sito web u otro tipo de métricas que fuesen interesantes tanto para el área como para el enfoque estratégico de la compañía.

No obstante hacer un uso tan limitado de los datos, restringe el poder que el Big Data puede otorgar en tres ejes específicos, como lo son: Nuevas Fuentes de Ingresos, Experiencia del Usuario y Prevención del Riesgo y Fraude. Sin embargo, llegar a controlar estos ejes no demanda tanto el acceso a grandes plataformas de clasificación y uso de datos, que en la actualidad pueden encontrarse de acceso gratuito o de bajo costo en internet, el verdadero reto para las Pymes radica en afinar el Big Data como una estrategia de negocio y no como una reacción tardía hacia las demandas del mercado y/o los clientes.

Incluso la proactividad no es el fin, el acceso y correcto manejo de datos nos permitirá avanzar hacia una escala mayor, es decir que el siguiente paso es la creación de un plan de contingencia y posterior a esto de auto-ajuste, todo esto con el poder de los algorítmos que utiliza datos tanto cuantitativos como cualitativos.

Un ejemplo claro de esto, lo podemos ver en el sistema de prevención del crimen de la Ciudad de Nueva York, quienes con la ayuda de la empresa española Synergic Partners, quienes a través de los mismos datos con los que cuenta la policía, lograron establecer que la zona que presenta más crímenes es Brooklyn entre las 4:00 y 7:00 p.m.

Aún hay mucho que aprender y contar sobre el big data, si desea adentrarse más en este novedoso mundo no dude en contactarnos.