New Call-to-action

Los objetivos principales de las organizaciones al implementar un software ERP usualmente son agilizar, administrar y controlar con mayor eficacia todos los procesos de negocio y los insumos destinados para ellos. El uso de un ERP proporciona a la compañía la capacidad de analizar utilidades de forma minuciosa e integral, información relevante para la toma de decisiones acertadas y la capacidad de planificar a mediano y largo plazo en escenarios realistas.

Es amplia y variada la cantidad de beneficios que un ERP proporciona. El impacto de su implementación es significativo y agrega valor en todas las áreas de una empresa.

A continuación, mencionamos algunos de los beneficios del uso de un ERP y su efecto tangible  en las organizaciones:

Procesos más eficientes

Es común identificar empresas con una mezcla de procesos manuales y sistemas desactualizados, lo cual se convierte en una combinación costosa. Una buena planeación y reingeniería de procesos que integre tecnologías como el ERP, pueden solucionar este problema y dar paso a procesos eficientes de administración de insumos, activos, y tiempo que se traduce en dinero.

Incremento en la moral de los empleados

Este beneficio tal vez sea uno de los más difíciles de medir, pero es uno de los que ayudarán a mejorar los resultados en una organización. Cuando la moral de los empleados aumenta, los resultados se potencializan y con ello los beneficios económicos. Hay que tomar en cuenta que los sistemas de clase mundial suelen ser más intuitivos y fáciles de aprender, por lo que los empleados trabajarán con más motivación.

Disminución de los tiempos de ciclo de un inventario

Uno de los errores más comunes en las empresas son los inventarios extensos repletos de productos que superan la demanda del mercado, generando sobre stock, afectando el flujo de efectivo y la capacidad de pago. Cuando se cuenta con un sistema de ERP, la empresa tiene el beneficio de predecir con mayor exactitud la demanda de los clientes y así administrar mejor el inventario.

Con esto también se minimiza la necesidad de almacenaje innecesario de inventario, reduciendo gastos.

Elimina la duplicidad de esfuerzos

Las empresas que no cuentan con una solución ERP tienden a caer en la duplicidad de esfuerzos, tareas y hasta funciones ya que los departamentos actúan con cierta independencia aislados unos de otros por lo que fácilmente acaban generando reportería e informes duplicados. 

Mayor control y trazabilidad

Los sistemas ERP facilitan el seguimiento del producto a través de todos los procesos de la organización, desde que entra la materia prima, la entrega del producto, crédito y cobranza posterior a la venta.

Entre otros beneficios también podemos mencionar los siguientes:

 

  • Reducción del tiempo de entrega
  • Reducción de la obsolescencia del stock
  • Bajar el costo de los productos y servicios contratados
  • Reducciones de gastos de envío y papel
  • Reducción de tiempos de respuesta y atención
  • Reducción del procesamiento de pagos
  • Eliminación de redundancias
  • Trazabilidad documental

 

Cada organización tiene un motivo diferente para implementar un sistema ERP, pero las implementaciones ERP más exitosas son aquellas que coinciden con el deseo de mejorar sus beneficios tangibles empresariales. ¿Está listo para recibir estos beneficios?

¿Migrar mi ERP a la Nube?